Federación de Sociedades Filatélicas de Andalucía, Ceuta y Melilla

 

Pequeña historia de un automóvil expuesto en un castillo medieval

Por Segundo Heredia Machado

          En el pasado mes de agosto, en una excursión organizada, fuimos mi mujer y yo, en viaje turístico, con duración de 8 días, visitando tres naciones: Francia, Bélgica y Holanda. En Francia, organizaron una excursión al Valle del Loyra, donde tuvimos ocasión de visitar el magnífico Palacio de Chambord, incluido en la lista del patrimonio mundial de la humanidad de la  UNESCO. Como padezco el mal de las alturas, no quise subir a la torre más alta, quedando a curiosear por las zonas más bajas. En uno de los patios, antes de entrar al palacio, encontré un automóvil, montado en una peana circular y cubierto por una semiesfera transparente, posiblemente de cristal o plástico. Me llamó poderosamente la atención, máxime al distinguir en el frontal de mismo un símbolo, de una “V” soportando en su centro otro símbolo. Sin pensarlo dos veces, sobre la marcha, le hice una foto. 

          Como filatélico y profesional del automóvil a la vez, me llamó poderosamente la atención y curiosidad a la vez,  encontrar en el recinto de un palacio que se comenzó a construir en el año 1519, bajo el reinado de Francisco I, un vehículo automóvil de los años cuarenta. Al fallecer este rey, después de 32 años de reinado, le siguieron en la culminación de la obra su hijo Enrique II y Luís XIV, ambos también aficionados a la caza como él.  

          De inmediato a mi regreso, me dedico a buscar la conexión entre este hecho de instalar allí un vehículo, fabricado a mitad del siglo XX, junto a un palacio Renacentista. Basándome en la inicial idea de que se trataba, posiblemente de un CADILLAC, dadas las características de ser de procedencia americana. Fue un error, en cuanto a la marca pero no al origen del mismo, que resultó ser de diseño totalmente americano. 

          Como no estaba del todo muy conforme, seguí buscando en casa datos sobre mi posible pista, hasta dar con ella plenamente.

          Francia, en el año 2000 edita, a través de los Servicios Postales, un pequeño libro dedicado a resaltar la Historia del Automóvil, siendo este ejemplar presentado por el constructor y diseñador Sergio PININFARINA, presidente de dicha firma. Se recoge entre los 10 valores presentados, según Hoja Bloque adjunta, otros tantos vehículos cargados de historia, entre los que se encuentra el vehículo exhibido en el Castillo de Chambord. 

          Se trata de un SIMCA modelo Vedette de 1958, equipado con motor de 8 cilindros en “V”, con cilindrada de 2.351 cc. y 84 CV. de potencia. Pero antes de seguir, para conocer el origen del mismo, repasemos un poco la historia de SIMCA (Sociedad Industrial de Mecánica y Carrocerias del Automóvil). Esta marca fue fundada en 1935, por Enrico Pigozzy en la ciudad de Nanterre (Francia), desarrollándose una intensa actividad empresarial  entre esta firma y la FIAT italiana. Esta colaboración cesó en 1950, decantándose Pigozzy por fabricar sus propios vehículos sin la ayuda de FIAT. 

          La marca FORD americana, que desde los años treinta ya tenia una factoría en Francia, aunque fue en 1947 cuando, definitivamente se crea en la ciudad de Poissy, previo acuerdo con Emili MATHIS, la FORD S.A.F., siendo el primer modelo de esta fusión el Vedette, similar a los americanos de aquella época, dotado de motor de 8 cl. en “V”, con cilindrada de 2.200 cc. y válvulas laterales (este motor era de finales de los años treinta). En 1954, este motor fue sustituido por un moderno V8 de válvulas en cabeza, derivado de la serie Thundirbird, cuyas cilindradas llegaron hasta los 4.735 cc. Y es en este año de 1954, cuando la FORD S.A.F. es adquirida por la SIMCA. Poissy solo mantuvo en producción, el modelo Vedette, abandonando la del Cométe. Ambos tenían la misma motorización. 

          Ya estamos en la época en que se fabrica el modelo que nos interesa, que fue un plagio del Fairlane fabricado por FORD en América y, este a su vez, procedía de la serie de los Tunderbird, aunque con dimensiones reducidas, siendo en el motor donde se produjo una acusada reducción, al instalar un V8 de válvulas en cabeza, pero solo de 112 CV. en lugar de los 173 CV. que tenían los de gran cilindrada. 

          Al Vedette de 1957, un modelo totalmente copiado del FORD americano, le fue asignado el nombre de Chambord, al ser fabricado totalmente en Francia, siendo considerado como automóvil de lujo, dada su línea de diseño avanzado y carrocería bicolor. Este vehículo estuvo en producción desde el año indicado hasta 1961. En 1963 la SIMCA pasa a ser controlada por la marca americana CHRYSLER.

 Huelva 10 de septiembre de 2007

 

 

 


FEFIAN © 2012 Política de privacidad · Mapa web